Disfagia, qué es, etiología y abordaje logopédico

Disfagia, qué es, etiología y abordaje logopédico

¿Qué es? DISFAGIA, DEFINICIÓN

La disfagia se define como un trastorno en el que se dificulta o se imposibilita la habilidad de deglutir. Frecuentemente sucede en pacientes con trastornos de etiología neurológica. Normalmente es consecuencia de lesiones o desorden en el sistema nervioso central (SNC), los nervios o la unión neuromuscular. No obstante, también puede ocurrir debido a alteraciones anatómicas o funcionales en las estructuras y músculos implicados en esta habilidad. (González, R., & Bevilacqua, J, 2009).

Podemos diferenciar la disfagia de la odinofagia, esta última se define como un dolor producido durante el proceso de la deglución. La disfagia implica un retardo en el tiempo desde que el alimento se encuentra en la cavidad oral hasta que llega al estómago. Durante la ingesta se puede producir una aspiración del alimento y que este pase a vías inferiores. 

¿CÓMO PODEMOS CLASIFICARLA?

La disfagia puede ser tanto de origen esofágico o faríngeo, más comúnmente. Otro criterio de clasificación puede ser objetiva cuando se demuestra mediante pruebas “objetivas”, de imagen o también dinámicas que se produce un retardo o diferentes problemas en la deglución del alimento. Por el contrario, se puede hablar de disfagia subjetiva, cuando mediante pruebas diagnósticas, de imagen o dinámicas, no se observa alteración en la deglución pero por parte del paciente, este si refiere la sensación de alteración en la deglución. En este último caso nos encontramos en el contexto de enfermos con disfagia funcional o con algún tipo de alteración neurosensorial o en la sensibilidad.

CLASIFICACIÓN SEGÚN LA FASE AFECTADA

El acto de la deglución está formado por cuatro fases; fase preparaoria, oral, faríngea y esofágica. Las dos primeras fases realizadas de manera voluntaria y, sin embargo, las dos últimas bajo control somático y automáticas. Todas ellas se pueden ver comprometidas según el grado y punto de la lesión (González, E.C.,2009).

fases deglución

Dependiendo de la fase de la deglución alterada, nos vamos a encontrar con diferentes alteraciones en el proceso de la deglución, independientemente de la causa que lo genera. Según la fase afectada podemos valorar síntomas y signos específicos:

Fase preparatoria

Alteraciones que afectan a la fase preparatoria de la deglución suceden principalmente  a nivel de movimiento lingual con el objetivo de formar de forma adecuada el bolo alimenticio, al igual que el rango del movimiento lingual. Podemos observar dificultades en el sellado lingual, baja sensibilidad intraoral o alteraciones en movimientos mandibulares.

Fase oral

Podremos observar una tensión bucal disminuida o movimientos linguales que impulsan el alimento fuera de la cavidad oral.

Fase Laríngea

En este tipo de alteraciones podemos destacar la ausencia o retraso del reflejo del disparo deglutorio, la reducida elevación y cierre laríngeo o un inadecuado cierre velofaríngeo.

Fase esofágica

Destaca la reducida peristalsis esofágica. 

¿Qué es?¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER A CORTO Y MEDIO PLAZO?

La problemática en la eficacia deglutoria puede conllevar diferentes alteraciones en la persona que las padece. Puede ocasionar déficit en el aporte de nutrientes y líquidos, es decir, puede ocasionar desnutrición y deshidratación, dando lugar a  grandes problemas de salud. La desnutrición, puede condicionar disminución de la fuerza de la musculatura involucrada en el proceso de la deglución. También podemos destacar, el aumento del riesgo de la mucosa faringolaríngea y disminución de la saliva. Cabe mencionar también que las infecciones producidas pueden comprometer la función inmunitaria.

Las alteraciones de la seguridad de la deglución pueden ocasionar atragantamientos o aspiraciones provocando infecciones pulmonares y neumonías por aspiraciones. El 50% de los pacientes pueden presentar neumonías aspirativas y estas, están asociadas a un 50% de mortalidad.

CausasETIOLOGÍA DE LA DISFAGIA

Anteriormente se han nombrado diferentes causas por las cuales puede producirse esta alteración. En realidad, existen más causas que pueden propiciar esta disfunción. Las causas más frecuentes que causan la aparición de la disfagia son ACV, TCE, tumores cerebrales y enfermedades neurodegenerativas, tratamientos complementarios o como consecuencia del avance de la edad.

La acción de ciertos fármacos puede agravar e incluso ocasionar esta dificultad para deglutir. Igualmente, otros aspectos psicológicos o alimenticios también pueden propiciar la aparición de la disfagia. (Velasco, M., & García-Peris, P. 2009).

A continuación se describen más detalladamente algunas de las causas más comunes por las que se puede producir la disfagia:

ACV 

La prevalencia de la disfagia en pacientes con ACV, se calcula que se encuentra entre el 8,1% y el 45,3%, y una incidencia del 32%. Pero los datos epidemiológicos varían en función de la metodología utilizada para su diagnóstico, del 51-55% con métodos clínicos (como el test de deglución con agua o MECV), y asciende hasta el 78% cuando se utilizan técnicas instrumentales más específicas y sensibles para su diagnóstico (videofibroendoscopia o videofluoroscopia). El tiempo transcurrido desde que se produce el accidente cerebrovascular y el momento de la evaluación de la disfagia varía la prevalencia ya que en una fase aguda la disfagia está presente en torno al 64-78% de los pacientes y disminuye de forma considerable hasta el 40% en pacientes en una etapa más crónica. La tipología, la localización y la severidad del accidente cerebrovascular se consideran factores importantes en la prevalencia de la disfagia orofaríngea.

disfagia en acv

¿Con qué se relaciona la aparición de disfagia?

 Los pacientes que han sufrido una patología hemorrágica tienen un porcentaje mayor  (49,2%) en comparación con aquellos que padecen una patología isquémica (32,2%). En referencia a la localización de la lesión, en la que se produce una mayor prevalencia en aquellos pacientes con afectación de tronco encefálico y hemisferios (85%), seguidos aquellos con afectación en tronco (67%) y por último aquellos con afectación hemisférica, bilateral (56%) y unilateral (40%).

EDAD

El riesgo de disfagia se ve aumentado en individuos mayores de 65 años, por combinarse factores como el envejecimiento de la musculatura y las afecciones comórbidas como los accidentes cerebrovasculares. Su prevalencia en los ancianos que viven solos en la comunidad se estima en torno al 25%, mientras que asciende al 55% si están institucionalizados.

ONCOLOGÍA DE CABEZA Y CUELLO

Alrededor del 50% de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello presentan algún tipo de alteración relacionada con la disfagia. Esta presencia varía en relación al tipo de cirugía realizada y a los tratamientos que se apliquen (quimioterapia, radioterapia…). En los primeros momentos es cuando existe una prevalencia mayor, ya que en el primer año, se puede observar que hasta el 64% de pacientes con cáncer de cabeza y cuello presentan disfagia. Tras el primer año, la problemática desciende, situándose en una prevalencia del 45%. Los pacientes sometidos a glosectomía total, ya que pierden por completo un órgano muy importante en el proceso de la deglución como es la lengua, son los que más afectados se encuentran, ya que son incapaces de propulsar el bolo y formarlo.

¿CÓMO PUEDEN INFLUIR ALGUNOS FÁRMACOS EN LA DEGLUCIÓN?

La radioterapia puede producir sequedad de mucosas, mucositis, saliva y moco espeso en boca, faringe y esófago, que pueden llegar a ser permanentes. 

Se puede producir fibrosis de la musculatura orofaríngea y laríngea. Cabe mencionar que la quimioterapia produce grandes efectos secundarios como pueden ser, la disminución de la sensibilidad faringolaríngea y dar náuseas, entre otros efectos.

EjerciciosPREVENCIÓN

La disfagia es una alteración que con el paso del tiempo sufren más personas y afecta a una de nuestras actividades básicas como es la alimentación. Entre el 9 y 14% de las personas que sufren un ACV presentan problemas aspirativos y alimenticios. Así como, este porcentaje aumenta cuando hablamos de lesiones bilaterales a un 50%.

No existen datos que impidan las dificultades para deglutir. En cambio, sí una serie de hábitos y pautas que reducen el riesgo, tales como comer más lentamente, introducir pequeñas cantidades de alimento en cada ingesta, y triturar bien el alimento (Leibovitz A, Baumoehl Y, Lubart E et al. 2009). 

Problemas o complicacionesDIFICULTADES QUE PRESENTAN LOS PACIENTES

En primer momento, las alteraciones producidas por la disfagia van a depender de las fases que se encuentren alteradas. Así mismo, del grado de afectación de la lesión y la causa por la cual se ha desarrollado. Algunas de las dificultades más comunes son:

signos disfagia

 ¿QUÉ PODEMOS HACER?

A continuación se describen una serie de maniobras logopédicas que pueden beneficiar a pacientes disfagia de diferentes etiologías (Catini, M. E., & Falduti, A. 2020).:

DEGLUCIÓN SUPRAGLÓTICA

Maniobra:  Se realiza una apnea antes de deglutir y se mantiene durante la deglución para mejorar el cierre de las cuerdas vocales, lo que mejora el cierre de la vía aérea. Se realiza sentado en posición de 90 grados. Es aconsejable para pacientes con riesgo de aspiración intra deglutoria y no para aquellos con déficit cognitivo. Se puede realizar con alimento y también deglución en vacío.

Secuencia:

deglución supraglótica

DEGLUCIÓN SUPERSUPRAGLÓTICA

Maniobra: el objetivo es conseguir un cierre máximo de la vía aérea, prolongando la apnea respiratoria. La posición aconsejada es en 90 grados o en decúbito dorsal. Se realiza un esfuerzo muscular, por ejemplo con las manos (empujar algo). Realizar la apnea con esfuerzo provoca que los cartílagos aritenoideos se muevan anterior y medialmente lo cual mejora el cierre laríngeo. Es aconsejable para pacientes con aspiración pre deglutoria e intra deglutoria. Al igual que la anterior maniobra, se puede realizar con o sin alimento.

Secuencia:

deglución supersuperglótica

MANIOBRA DE MENDELSOHN 

Maniobra: Dicha maniobra puede realizarse con o sin alimento. Se eleva de manera voluntaria la laringe y esto aumenta la amplitud del ascenso laríngeo consintiendo una mayor apertura del EES. Esto quiere decir que incrementa la extensión y duración del ascenso laríngeo. Posición recomendada, sentado en 90 grados o en decúbito dorsal. Recomendada para pacientes con una reducida apertura del EES (Esfínter Esofágico Superior) y una reducida elevación de la laringe.

Secuencia

Maniobra de mendelsohn

DEGLUCIÓN FORZADA 

Maniobra: se favorece el movimiento posterior de la base de la lengua y se consigue una mayor contracción faríngea, reforzando la propulsión del bolo alimenticio, esto evita que se acumulen residuos tras la deglución. Esta maniobra requiere que el paciente ejerza un esfuerzo muscular cuando realiza la deglución. La posición es sentado en 90 grados o decúbito dorsal. Recomendable cuando hay debilidad de la pared faríngea posterior y evidencia de residuos faríngeos.

Secuencia

deglución forzada

MANIOBRA DE MASAKO

Maniobra: Esta maniobra no se realiza con alimentos. En el caso en el que el paciente no sea capaz de sujetar la lengua entre sus dientes, puede ser ayudado por el logopeda sosteniendo la lengua con la mano. Posición sentado en 90 grados o en decúbito dorsal. Esta maniobra es de gran utilidad ya que mejora el contacto de la base de la lengua con la pared faríngea posterior, evitando la acumulación de residuos faríngeos post-deglución y también produce una mayor contracción de la faringe. 

Secuencia:

maniobra de masako BICONSEJO

Si os ha gustado esta entrada y queréis conocer más sobre a disfagia y otros temas relacionados con la intervención logopédica en Neurorrehabilitación, ¡no te pierdas

“Alteraciones en musculatura deglutoria” o “Logopedia en la Esclerosis Múltiple” ! Y para estar a la última de todo sobre bineure, ¡no olvidéis suscribiros a nuestra Newsletter y seguirnos en RRSS!

 ENTRADA COLABORATIVA

Esta vez contamos con la colaboración de José Luis Torrico, logopeda especializado en pacientes con daño cerebral adulto. Actualmente trabaja  en CIAN (Alcalá de Henares)  evaluando y abordando a pacientes con diversas patologías neurológicas.

Fuentes bibliográficas FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

  • Iconos de Flaticon.
  • Revisión en buscadores de artículos científicos, como Pubmed.

Jose Luis Torrico Alcudia
joselutor97@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario